lunes, 14 de enero de 2013

Dreams


Un día te despertarás, creerás que es un día más, pensarás si merece la pena levantarse, si debiste poner el otro pie al salir de la cama, si tendrás suficiente pimiento para la comida, si has engordado o solo estás hinchada, si tendrás alguna noticia de él, si recibirás una llamada a la hora de la siesta, si hoy la cama te esperará caliente y no fría, si las noches se harán largas o los días cortos, si comenzará todo ayer o todo acabó mañana, si de tantas vueltas que da la vida no acabarás mareada, si te acostaste cuando la noche decía adiós o el día te daba los buenos días, si lo trataste con tacto o fue todo contacto, si después de tantos síes vinieron noes…uno de tantos…
Pero al caer sobre ti ese tupido velo, esperarás a que venga a buscarte, a lomos de su caballo Epicúreo, para llevarte a través de paisajes sin fronteras a la bella Arcadia, donde el momento y el lugar siempre son los correctos, donde todo está hecho a su debido tiempo, donde la vida lleva por nombre la palabra sueño...

Tengo que reconocer que anoche tuve un sueño; un sueño al que haré caso como a mis instintos, al que por mucho que quiera, no podré negar protagonismo, al que Morfeo le robó todo el mecanismo...

lunes, 12 de diciembre de 2011

¿Hedonismo?

Existían venenos tan sutiles que para conocer sus propiedades había que enfermar con ellos. Y enfermedades tan extrañas que era necesario padecerlas para entender su naturaleza. ¡Qué grande, sin embargo, la recompensa recibida! ¡Qué cosa tan maravillosa llegaba a ser el mundo entero! Percibir la peculiar lógica inflexible de la pasión, y de la vida del intelecto emocionalmente coloreada; observar dónde se encontraban y dónde se separaban, en qué punto funcionaban al unísono y en qué punto surgían las discordancias: ¡qué gran placer el así obtenido! ¿Qué importancia tenía el precio? Nunca se pagaba demasiado por las sensaciones.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Bipolar

No le resultaba tan difícil, sólo tenía que coger lo que había escrito ayer, cambiar cuatro palabras y adaptarlo al presente, para aplicarlo al futuro, ese futuro que veía venir, ese futuro que veía como un manto oscuro que encima se le venía. El sabio refranero bien lo dice: el que mucho se despide, pocas ganas tiene de irse. Pero, en este caso, lo mejor es reírse, olvidarnos hasta mañana, pues bien sabes que lo espero al este de la campana, que ni suena ni llora, sólo espera su llamada y quizás un día volver a su cama y jugar al escondite bajo las sábanas, que siempre fueron testigos del final.
Ya no le gustaba escribir...o eso decía, por lo menos desde que era un paralítico emocional.

lunes, 17 de octubre de 2011

Calma

Palabras soltadas al vacío que ni ellas se libran de la gravedad del abismo que intentan saltar, aunque sea a ciegas y con las sílabas atadas de pies y manos, o mejor dicho, atadas de vocales y consonantes... para que tarde o temprano el resultado sea el mismo, no saber si escucharlas, ignorarlas o no oírlas porque mi respuesta es más alta y las tapa...pero qué digo, si todo esto no tiene ningún sentido, solo un par de pensamientos e ideas cogidos de aquí y allí, soltados sin orden alguno, porque salto de tema de conversación antes de terminar el anterior y así a veces hasta me pierdo yo misma...¿alguna vez habéis pensado cómo el hombre ha intentado encerrar el tiempo? Desde hace mucho, primero lo intentó dibujar en el suelo por las sombras para más tarde intentar encerrarlo en un pequeño tarro lleno de arena y con el tiempo, nunca mejor dicho, usar engranajes a modo de barrotes, hasta nuestros días, que usamos la descomposición de un isótopoosuputamadre que nos dice cuánto dura un segundo...qué ilusos somos los humanos, no nos damos cuenta que el tiempo lo hemos inventado nosotros y que un reloj no lo mide...un reloj solo se mide a sí mismo...siempre me han hecho gracia los relojes de cuco aunque ni siquiera sé si me gustan... Lo que sí sé que me gusta es la música, qué gran invento...¿o es un descubrimiento? Otra vez en el mismo callejón de siempre, ¿la música se inventa o se descubre?... Qué diferencia la de inventar o descubrir algo, me recuerda a la enorme diferencia entre tirar o caer algo, que para mí siempre ha estado clara, pero para la mayoría no... ¿Pertenecer a la mayoría es algo bueno o malo? Supongo que todo depende de desde donde se mire... Como la teoría de la relatividad general de ese con pinta de loco,  bueno, ese que decía que todo dependía de muchos factores y que pocas cosas son siempre iguales, menos dos o tres teorías...que bueno, todos tenemos nuestras teorías aunque a veces solo sirvan para embotar la cabeza y tarde o temprano acabar perdiéndola como cierto rey de no sé donde que tenía dieciséis hijos creo...la cabeza...se supone que es ahí donde tenemos nuestro verdadero "corazón" eso que nos hace sentir, en una parte llamada sistema límbico que es como nuestro cerebro primitivo...por cierto, en él está gran parte del olfato...perdón, no está, porque como todo, el olfato es algo subjetivo, está creado por nosotros mismo como todo el mundo que nos rodea y que para ninguno es igual, más bien nos guiamos por convenciones sociales... Ya apareció la sociedad, que no sé si la detesto a más no poder o la adoro por lo que no puede aportar...supongo que depende de cómo me levante ese día y lo bien que haya dormido...me encantan los sueños y todo lo que hay detrás de ellos...menos mal que estaba Freud en el sitio adecuado para esclarecer su misterio y quitarle un poco de encanto a este mundo... Supongo que a cualquiera que le contase un rollo como este me diría que soy una pesada, pero bueno, no creo que nadie llegue hasta aquí, está demasiado lejos, aunque como antes pensé, todo es relativo y quizás más bien sea cerca...relativo... ¿Qué está bien y qué está mal? Creo que Aristóteles fue listo, aunque no sé hasta qué punto, creo que sería interesante hablar con él...aunque bueno, creo que sería interesante hablar con muchos filósofos, menos con Descartes que tiene pinta de simple y con Kant que tiene que ser una persona un tanto pesada...y Rousseau que me dijeron hace tiempo que era un poco hipócrita, pero la verdad que no presté mucha atención a la conversación...estaría divagando entre mis mares de tonterías...menos mal que todavía no me he quedado encallada...pero el día que lo haga me daré un buen golpe, la verdad...cómo duele cuando te das de golpe contra la realidad de vez en cuando, pero bueno, supongo que es como la cerveza, te deja un regusto amargo pero al final te acaba gustando...y como iba diciendo, hace poco me sacaron a tirones el poco juicio que me quedaba y se ve que perdí la cabeza...

martes, 6 de septiembre de 2011

Y en lugar de sonrisa, una especie de mueca

Ayer me reí a carcajadas hasta llorar, me reí y ni me acuerdo de por qué. Quizás simplemente era de lo que tenía ganas, de reír sin necesitar una explicación…
Hablaré de la risa, está decidido, hoy no habrá metáforas, ni el intento de escribir algo “bonito” literariamente hablando… hoy, digamos que intentaré ordenar mis pensamientos en voz alta.
Risa.(De riso): 1. f. Movimiento de la boca y otras partes del rostro, que demuestra alegría. 2. f. Voz o sonido que acompaña a la risa. 3. f. Lo que mueve a reír.
Parece algo fácil y simple, así definido, pero detrás de la risa se esconde mucho más de lo que a primera vista pueda parecer, podríamos decir que escondido detrás de esa curva que dibujan nuestros labios a modo de telón, se encuentra un “tesoro” que la evolución y los genes nos han dado.
Cito textualmente: “La risa es una respuesta biológica producida por el organismo como respuesta a determinados estímulos, fundamentalmente al estrés. La sonrisa se considera una forma suave y silenciosa de risa. Actualmente existen diversas interpretaciones acerca de su naturaleza. Los estudios más recientes, de gran repercusión, son los realizados desde 1999 por Robert Provine, neurobiólogo del comportamiento de la Universidad de Maryland, quien sostiene que la risa es un «balbuceo lúdico, instintivo, contagioso, estereotipado y de control subconsciente —o involuntario— que raramente se produce en soledad». En los seres humanos, la risa se inicia hacia los cuatro meses de edad, y, según los recientes estudios científicos, constituye una forma de comunicación innata heredada de los primates e íntimamente relacionada con el lenguaje.
Popularmente se considera básicamente una respuesta a momentos o situaciones de humor, como expresión externa de diversión, y relacionada con la alegría y la felicidad, aunque la risa, según numerosos estudios, como los de Robert Provine, está motivada por un estímulo cómico en una minoría de los casos cotidianos. Suele aparecer, de forma más o menos simulada, como complemento emocional de los mensajes verbales, así como en situaciones de estrés o en conductas de tipo lúdico como las cosquillas.”
La risa procede de nuestro sistema límbico, en el que entre otras cosas se encuentras las estructuras encargadas de las emociones, y es una respuesta a estas, de forma que al sentir esa emoción dada, para transmitirlo, reímos y está claro y todos sabemos, que se ríe más en compañía que en soledad (aunque aquí haya grandes diferencias según las personas, pues no sería la primera vez que se me escapa una risa en mitad de la calle, pero sí, nos reímos para demostrar a los demás parte de nuestras emociones…). Esto nos lleva al hecho de que al reírnos liberamos endorfinas, la llamada hormona de la alegría, así que supongo que por su propio nombre, me ahorro alguna que otra explicación…
Tampoco creo que haga falta explicar la existencia de diferentes tipos de risas, aunque a fin de cuentas cuando la mayoría piensa en reírse lo hace de una forma positiva y suponiendo que lo que la ha producido ha sido algo bueno, por lo tanto la propia evolución nos indica por la risa que es bueno para nosotros, que nos produce esa supuesta felicidad, que es lo que todo ser humano en la sociedad occidental del siglo XXI busca… aunque pocos la encuentran, pues no suele estar donde nos han dicho (el poder, el dinero, la opulencia, incluso en los conocimientos…). De todas formas lo que sí queda más o menos claro, es que nos reímos en presencia de iguales, como seres sociales, y digamos que, de alguna manera, la risa es un pequeño filtro de nuestra red social, pues solemos mantener a los que nos hacen reí y olvidar a los que no, más fácilmente.
Aunque como suele ocurrir, no todo son sonrisas y también hay lágrimas en esta historia. Según algún que otro estudio, en estado de embriaguez nos reímos más que sobrios, por lo tanto, ¿la evolución no está diciendo que vivamos todo el día borrachos como cubas? Yo diría que no, pero bueno, esa decisión se la dejo a la evolución…  Apostaría mi risa a que más de uno se ha despertado sin muchos recuerdos de la noche anterior pero con esa sensación, esa de que anoche, como dice alguien bastante sabio, fue "legendaria"… (y este sabe de qué hablo y de lo que él habla:  -¿Para qué va a emborracharse la gente, Ted? -Pues para hacer todas las cosas que no harían estando sobrios). Como ya bien dijo hace tiempo un profesor "anoche te lo pasaste de puta madre, pero no fue otra cosa que las hormonas que liberaste, hoy estás  jodido porque estás bajo mínimos en el depósito de hormonas"… una explicación muy simple, pero que a grandes rasgos, lo explica muy bien.
Pero bueno, no vamos a manchar algo tan alegre por un par de gotas del fondo del vaso, prefiero pensar en el resto de los puntos positivos, como sus beneficios en el sistema inmunológico, como en que la risoterapia funciona, que de forma genérica es un ansiolítico… pero sin duda, lo que más gracia me hace, nunca mejor dicho, es que si nos autoengañamos sonriendo en momentos tristes, engañamos a nuestro cuerpo y libera esas deseadas hormonas, es curioso cuanto menos ¿no? aunque bueno, tampoco se le puede negar admiración a llorar de la risa, que espero que alguna vez en la vida hayáis disfrutado de esa sensación, pero lo importante no es haber llorado, si no que se puede llorar de alegría, pero no se puede reír de tristeza.
Pero bueno, vuelvo a lo importante del asunto, que es que la risa esté tan unida a los sentimientos y como ésta suele ser algo bueno, que está conectado con el subconsciente o con el inconsciente (que algunos tienen) y no poder controlarla pues es un acto involuntario que se expresa cuando estamos contentos, alegres, risueños, afortunados, felices…etc.
Por eso se me hace inevitable la pregunta: ¿te hace reír? Creo que deberíamos hacerles caso a las pocas cosas que nos quedan de nuestro instinto…

...cuando la evolución se ríe de nosotros…"Y la vida dice, quizá tú hayas acabado con el pasado pero el pasado aún no ha acabado contigo. 

lunes, 18 de julio de 2011

Mutismo

La silenciosa guerra entre el personaje que pensaba ser el protagonista y no llegaba ni a actor de reparto, contra el guionista que acabó siendo el verdadero protagonista…

Quizá se le olvidó pedir el abrazo antes de irse, quizá prefirió no hacerlo por miedo a apretar tan fuerte que el poco corazón que le quedaba se rompiese del todo sin saber cómo pegarlo después, porque desde pequeña nunca había sido muy buena para juntar dos piezas, por eso no le gustaban los puzles, aunque se notaba que los rompecabezas, como mínimo, le llamaban la atención.

Cuando se le olvidaba que hablaba con más intenciones que dimensiones este mundo tiene…

lunes, 27 de junio de 2011

Noches de verano

Ayer fue uno de esos días raros de verano, esos en los que aparece una tormenta encima de ti sin previo aviso, justo cuando estabas disfrutando de algunos rayos acariciando tu espalda, de esos días que puedes saborear el olor a tierra mojada desde la seguridad de tu almohada, usando como escenario una ventana y sabiendo que hagas lo que hagas el sol volverá mañana.
Es en esos momentos en los que siempre me pregunto, mientras miro cómo la gente corre a resguardarse para no mojarse, por qué todas las personas que han salido de sus casas tienen algo que hacer, un lugar al que ir, una meta a la que llegar, algo que buscar... Algunos usan paraguas para protegerse y poder llegar a su "destino", otros se detienen un rato para más tarde seguir su "camino", pero pocos son los que se paran y gozan verdaderamente el instante, pues salieron a la calle sin ningún propósito, solamente el de perderse un rato por una misteriosa ciudad llena de secretos que no se ven en los mapas.
Parece que la mayoría de las personas han perdido la capacidad de andar por andar hacia ningún lugar, sin rumbo, sin sentido ni dirección salvo la que dicte tu intuición, dejando que ésta nos guíe y sea izquierda o derecha en el próximo cruce. Dejar todo de lado y llevar la música al lado. Entender que el fin nunca justificará los medios, pues de medios caminos estarás más que servido. Improvisando, sin esperar para seguir jugando. Que a cada paso le venga un pensamiento seguido de un sentimiento...
Pero ya he dicho que éstas y otras muchas preguntas me las hago sólo en estos días raros, los demás, dejo que mi cabeza siga a mis pies sabiendo que el sol volverá a calentar, sabiendo que los pájaros tarde o temprano volverán a volar, sabiendo que la marea bajará y subirá...
Todo laberinto tiene su minotauro